Después de muchos años durante los que el detective privado era un personaje pintoresco, por insólito, y más propio de novelas de género negro que un miembro de la sociedad, la autoridad legal comprobó, y se convenció de su necesaria regulación en nuestro marco jurídico. Así se establece la exigencia de estructurar unas normas que regulen y controlen la figura del detective privado en España.

 

Hasta tal punto queda fuera de toda duda la competencia única del detective privado, en materia de investigación, que es en la sentencia del Tribunal Supremo 5781/2008 donde, con la reiteración más contundente, despeja las posibles dudas, a este respecto, ante la demanda interpuesta por la unión profesional de investigadores mercantiles y varias asociaciones más, en la que el mencionado tribunal, entre otras muchas conclusiones, aclara en los fundamentos de derecho, apartado sexto, lo siguiente: “encaja perfectamente el citado artículo 101.2 del r.s.p., que se limita, como hemos señalado con reiteración, a la especificación y concreción de las funciones de los detectives privados, única figura que el legislador autoriza para la intervención en los diversos ámbitos materiales de la información e investigación privada”. Se puede decir más alto pero no más claro. 

 

Una vez despejadas estas posibles dudas, lógicamente, ante la confirmación de tal responsabilidad, el futuro profesional ha de saber los requisitos para ser investigador privado, tanto legales, como académicos, como de aptitud, que debe cumplir y respetar para el ejercicio de esta apasionante profesión.

 

Los requisitos legales están regulados por la ley de seguridad privada, y nos guían para saber qué se necesita para ser detective privado en España:

  • Habilitación por parte del Ministerio del Interior.
  • Mayoría de edad.
  • Ser europeo.
  • No tener antecedentes. Aquí existirían varios apartados, pero en resumen, ser una persona honesta, y para que se entienda “no tener cuentas pendientes con la justicia”.
  • No haber pertenecido a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en los últimos dos años. 
  • No ser funcionario de las administraciones públicas, ni haberlo sido en los últimos dos años.
  • Estar de alta en el impuesto de actividades económicas.

Requisitos legales, académicos y personales

En cuanto a los requisitos académicos, para entendernos, ¿qué hay que hacer para ser detective privado? Poseer el título de bachiller, formación profesional o equivalente y diploma universitario de detective privado (Máster universitario).

 

Nos adentramos en los destapar requisitos personales, mucho mas subjetivos, a la vez que atractivos y amenos, si los comparamos con los anteriores, tan aburridos y burocráticos, como necesarios y obligatorios, y que sin ellos no podríamos ejercer la profesión. A grandes rasgos, y con todas las matizaciones que se quieran, también podemos hablar de las teóricas “cualidades” de un buen detective: vocación, observación, razonamiento, deducción, intuición, paciencia, memoria fotográfica, discreción, habilidad concebida en sentido global … etc.

 

En todas las profesiones se dice que para ejercerlas es importante la vocación, pero no en todas el nivel de exigencia vocacional es el mismo. En el caso del detective privado creo que la vocación es vital, y si no la tenemos seremos simples autómatas que nos limitaremos a la rutina sin el más mínimo aliciente estimulatorio y nos impediría pasar de la mediocridad. Por el contrario, si la noche anterior a una “misión” encomendada, nos desvelamos y percibimos la misma sensación de nervios, de excitación y de entusiasmo que un niño cuando va a ir al campamento de verano con los amigos, entonces comprobaremos que lo nuestro es vocacional y ya tendremos ganado gran parte de nuestro éxito.

 

Sabemos que en el ejercicio de esta profesión el trabajo de campo es consustancial en cualquier tipo de tarea. Y, para ello, la buena forma física tiene que ser una de nuestras prioridades para aguantar las largas e interminables jornadas que nos exigirán una excepcional forma física.

 

No podría enumerar en esta reflexión, por extenso, el interminable número de cualidades psíquicas requeridas para desarrollar nuestro trabajo. Pero esto no debe asustarnos, bajo ninguna circunstancia. Si pensamos que desde el principio actuaremos como una máquina recién fabricada estaremos incurriendo en un lamentable error. Solo la experiencia, adquirida a través de la  práctica, nos hará comprobar que lo que el primer día nos puede producir pánico, con el tiempo formará parte de la más absoluta normalidad. Indudablemente si tenemos la predisposición genética, el camino será más fácil, pero podemos decir, admitiendo las dos premisas, que el detective nace, o el detective se hace.

Contacto

Plaza de la Merced, 5
29012, Málaga

+34 692 439 283

info@geckodetectives.com