Aunque ya hemos aclarado suficientemente la cantidad enorme de asuntos en los que el detective privado es una pieza fundamental para solucionar el problema en cuestión, es posible que en el drama de las desapariciones vayamos aún más lejos ya que, difícilmente, sin la actuación del detective, una vez descartados lo cuerpos de seguridad, sería posible albergar esperanzas de encontrar a la persona desaparecida.

  Existen dos tipos de desapariciones, las voluntarias, cuando no hay terceras personas sino que es el desaparecido el que decide de motu propio, generalmente según las estadísticas por cuestiones económicas, quitarse de en medio. Y las no voluntarias, cuando personas, en contra de su voluntad, desaparecen obligadas y forzadas por terceras personas.

  Según El Centro Nacional de Desaparecidos actualmente en España hay 12.300 casos sin resolver. Esta cifra, en mi opinión, es dramática y espeluznante, además de darnos una idea del enorme problema de las desapariciones, con familias literalmente destrozadas ante la incertidumbre del paradero de su ser querido.

  Este centro, CNDES, dependiente del ministerio del Interior, es el órgano para la gestión centralizada y coordinación de personas desaparecidas que utilizan las fuerzas y cuerpos de seguridad. En definitiva, es el punto fundamental por el que pasan todos los posibles datos e instituciones para aglutinar de manera coordinada los aspectos y estrategias utilizadas para la investigación que conduzca al encuentro de la persona desaparecida. Las familias cooperan y colaboran con este centro para aportar todo lo que pueda ser eficaz para la localización de la persona desaparecida. Coordinación entre organismos nacionales e internacionales especializados entre personas desaparecidas.

 

Según El Centro Nacional de Desaparecidos actualmente en España hay 12.300 casos sin resolver.

Otro organismo importante, y que realiza una gran labor en el tema de las desapariciones, es la asociación Sos desaparecidos institución sin ánimo de lucro que colabora en la difusión de personas desaparecidas de cualquier edad para ayudar a familiares que no saben que ha podido ocurrir ni el paradero del familiar en cuestión. Está presidida por Joaquín Amills, siendo el precursor de esta asociación desde que el 11 de septiembre de 2008 su hijo, Joaquín salió a navegar y jamás regresó. Tenía 23 años y según la última versión de la persona que viajaba con él, fueron a cargar un alijo de hachís en la costa de Almería y ambos se lanzaron al agua al agotarse el combustible. Pero su cadáver nunca apareció y su compañero fue rescatado sin ningún síntoma de hipotermia pese a haber pasado, supuestamente, siete horas nadando. Aún hoy su padre sigue buscándolo.

  Como decíamos al principio la colaboración del detective privado en la búsqueda de personas desaparecidas es crucial, hasta el punto de que existe un convenio de colaboración, conocido como “TURNO LODES”, que ha creado una red de comunicación entre las distintas instituciones y profesionales para facilitar la búsqueda de las personas desaparecidas en España. Gracias a este convenio se hace posible el trabajo de los detectives privados en el ámbito de las desapariciones. Afirmamos, con la realización de este convenio, que España es pionera en Europa en abrir la puerta a la colaboración del sector privado en la búsqueda de desaparecidos. La misma esencia del asunto que nos atañe hoy, la desaparición de personas, implica la necesidad de la investigación privada para el final feliz en estas dramáticas circunstancias de familias destrozadas por la desaparición de un miembro de su núcleo.

  El detective privado, centrado solo en el caso a investigar, y con todos los conocimientos que su experiencia profesional le permite, es una herramienta muy esperanzadora para la consecución de resultados positivos en la búsqueda de personas desaparecidas.

Contacto

Plaza de la Merced, 5
29012, Málaga

+34 692 439 283

info@geckodetectives.com