Cada vez más, los detectives privados se enfrentan a investigaciones de fraudes laborales y, en concreto, a supuestas bajas laborales totalmente fingidas por parte de trabajadores de una empresa u organismo.

De hecho, el Ministerio de Trabajo presentó el pasado mes de septiembre un plan antifraude a las Mutuas Colaboradoras de la Seguridad Social en la que se prevé una revisión de casi 64.000 casos de baja laboral a fin de certificar su justificación médica.

Tanto es así, que según datos de la Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo (AMAT) tan solo en 2017 el absentismo laboral aumentó un 5%, alcanzando más de 4,5 millones de casos de incapacidad temporal. Una cifra que no tendría por qué ser llamativa si no se tuviese en cuenta que el fraude laboral en esta línea ha ido creciendo a medida que lo ha hecho la crisis económica en España.

Es aquí donde entra en juego el trabajo de un detective privado o investigador privado. Detectar un fraude en una baja laboral puede ser crucial para una empresa ya que el caso se puede convertir en todo un lastre, económico y de tiempo, para la misma.

En algunos casos puede ser algo llamativo e incluso esa picaresca puede ser tan sonada o extravagante que pueda aparecer en los medios de comunicación. Pero lo cierto es que en la mayoría de los casos no es así: jefes ni compañeros llegan a saber que la baja es fingida.

La investigación del detective privado

Por ello, el trabajo del detective privado o de la agencia de investigación contratada por la empresa debe centrarse en destapar dicho fraude laboral, buscando todas las pruebas posibles que demuestren que la baja laboral es fingida, actuando siempre en torno a lo que dicta la ley y sin vulnerar los derechos del investigado.

Normalmente, en un caso de este tipo el detective privado tendrá que realizar una serie de investigaciones de campo que pueden variar desde controles diarios y seguimientos concretos a la persona que está fingiendo la baja hasta la observación de la vida digital que tenga esta persona, es decir, ver si sus redes sociales personales arrojan alguna pista que pueda indicar que realmente no sufre ningún motivo de baja laboral.

Esta es una de las líneas de actuación en las que trabaja Gecko Detectives, quien presta su servicio a empresas y particulares que necesiten pruebas de que están siendo engañados y que, por tanto, son víctimas de un frade laboral cada vez más extendido: una baja fingida.

Contacto

Plaza de la Merced, 5
29012, Málaga

+34 692 439 283

info@geckodetectives.com