Difícilmente, en la actualidad, podríamos imaginar una institución como la familia y su normativa general reguladora, el derecho de familia, sin una gran vinculación con la investigación privada.

El conflicto permanente entre cónyuges, debido a las continuas separaciones matrimoniales, demanda un día sí y otro también, el eficaz e imprescindible trabajo del investigador privado.

Es habitual, por ambas partes, cónyuges entre sí, el intento de “engaño”, unas veces se consigue y otras no, para inhibirse o librarse de las obligaciones contractuales, una vez rota la familia.

Una cuestión frecuente, como es la investigación privada custodia de hijos menores. ¿A qué cónyuge corresponde?, ¿qué trato le daría cada uno, con el que pueda estar de acuerdo el contrario?, ¿hasta qué punto se tiene en cuenta la voluntad de los hijos? Se crea la figura intermedia de la custodia compartida, para contentar a ambos. Aquí el detective privado, una vez más, desarrolla su labor para demostrar si se cumplen las condiciones pactadas bajo un convenio regulador previamente establecido, o no.

Otro asunto crucial, es la pensión de alimentos. Cuando hablamos de economía es muy normal intentar “engañar” para ahorrarnos todo lo que se pueda, y entonces la imaginación, por parte de los cónyuges, no tiene límite. Desde no tengo trabajo, o solo lo hago a media jornada y los ingresos son mínimos, hasta soy insolvente. La labor de seguimiento y obtención de pruebas, que descubran estos posibles engaños, realizada por el detective privado, una vez más es fundamental para hacer aflorar la verdad.

La investigación privada como solución a los conflictos familiares

Por ello, el trabajo del detective privado o de la agencia de investigación contratada por la empresa debe centrarse en destapar dicho fraude laboral, buscando todas las pruebas posibles que demuestren que la baja laboral es fingida, actuando siempre en torno a lo que dicta la ley y sin vulnerar los derechos del investigado.

¿Qué decir con todo lo relacionado con la ocupación de la destapar dicho fraude laboral vivienda habitual? Existe ya abundante jurisprudencia respecto a la posibilidad de que la nueva pareja del ex cónyuge, que supuestamente disfruta de esta vivienda, comparta ocupación y conviva con el mismo, beneficiándose de esta ventaja, en perjuicio del cónyuge (cliente) que quizás paga la hipoteca adscrita al mencionado domicilio, así como una pensión compensatoria y/o una pensión de alimentos por hijos menores fruto del matrimonio. En este caso nuestro legislador establece que ante tal supuesto el cónyuge que no disfruta de la vivienda familiar, pero sí paga su mantenimiento, así como alguna pensión podrá ver todos estos gastos reducidos e incluso suprimidos. Así una vez más el detective privado se vuelve imprescindible, a la hora de demostrar la efectiva convivencia entre el ex cónyuge de su cliente y la actual pareja del mismo. 

 

En resumen, concluimos afirmando que difícilmente, sin la actuación del investigador privado, y más concretamente, en el caso de la familia, sería posible una organización justa de los numerosos conflictos estructurales en la convulsa sociedad actual, siendo la herramienta más eficiente para la aportación de pruebas fehacientes en pleitos relacionados con el derecho de familia. 

Contacto

Plaza de la Merced, 5
29012, Málaga

+34 692 439 283

info@geckodetectives.com